Hoy me siento triste y abrumada,

lloro en silencio, casi destrozada,

sin entender de ninguna manera,

como esa persona a quien quiero,

a quien di mi amor puro y sincero,

actúa conmigo de manera altanera.

 

Se disculpó conmigo y este detalle,

me hace olvidar un poco el dolor,

la cachetada que me dió con furor,

por reclamarle que hacía en la calle.

 

De pronto fallé yo al cuestionarlo,

no debí solo por eso presionarlo,

Ha prometido no volver a tocarme,

y yo creo que fue solo una reacción,

un lapso entre su desesperación,

porque no he aprendido a callarme.

Puede interesarte: el feminicio de Katherine Urquina

Van seis meses desde ese momento.

Hoy volvimos a tener una discución,

y no entiendo de nuevo la agresión,

y el cambio en su comportamiento.

hoy no fue solo una cachetada,

también un empujón y una patada,

los que rompieron mis sentimientos.

 

mi hijo se despertó con los gritos,

y con la inocencia de un ser divino,

que no tiene pensamiento mezquino,

Exclamó, !por favor no peleen papitos¡

 

Hoy mi salvador fue este pequeño,

y aunque quisiera salir corriendo,

olvidar este sufrimiento horrendo,

causado por quien se cree mi dueño,

con quien luche siempre con empeño,

por sacar adelante un lindo hogar,

ahora solo me quiere maltratar,

y es el villano de todos mis sueños.

 

muchos me dicen que lo abandone,

que él es un riesgo para mi vida.

No se que hacer, estoy confundida,

esperando que el tiempo solucione,

esta situación que parece sin salida.

 

Me he quedado luchando de nuevo,

esta última oportunidad le he dado,

y aunque siento que no ha cambiado

por mi hogar e hijos no me muevo.

 

Hoy me discute y ahora por celos,

sus dedos aprieta contra mi cuello.

le ha puesto a mis pulmones sello,

y mis extremidades como en hielos,

empiezan a tornarse muy heladas,

mis labios y mejillas están moradas,

mientras me tira por los suelos.

 

Intento levantarme mientras huye,

abandonándome sola a la suerte,

mientras veo como me arropa la muerte,

y mi historia tan triste concluye.

mis hijos lloran y me abrazan,

mis padres se dan golpes de pecho,

ahora una tumba será mi lecho,

y mientras mi muerte todos rechazan,

a quien amaba encadenado desplazan

a un calabozo humedo y estrecho.

Puede interesarte: Intento de feminicidio en Florencia tiene a una mujer al borde de la muerte

 

Comentarios

0 Comentarios

4 comentarios en «Unos versos a la tragedia del feminicidio en Colombia»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ad Blocker Detected!

Refresh